Modelos

Propuesta transformadora en "La educación prohibida"

El director del documental La educación prohibida, Germán Doin, habla de la urgencia de un cambio en los modelos educativos

No tiene que ser una utopía. La educación, más allá de las materias y las disciplinas que aborda, puede centrarse en el respeto, el amor, la libertad y el aprendizaje como vía para que las sociedades puedan evolucionar y progresar.

De eso va el documental La educación prohibida del cineasta argentino Germán Doin, una cinta que examina proyectos de educación alternativa en varios países de Iberoamérica mientras traza una mirada crítica a la escuela tradicional. Para ello, sobre 90 entrevistas se realizaron a educadores, académicos, profesionales, autores, madres y padres en ocho países y las cámaras fueron testigos de 45 experiencias educativas.

Si bien el proyecto lo dirigió Doin, 704 coproductores lo financiaron a través de internet. Ese colectivo se tornó en metáfora de eso que se necesita para reformular la educación: el esfuerzo y las voluntades de muchos por la transformación social.

La cinta se presentó anoche en el teatro Emilio S. Belaval de la Universidad del Sagrado Corazón justo cuando aquí el modelo de educación pública es tema de discusión como muestra el impulso desde distintos frentes al Plan Decenal de Educación, una reforma que, entre otros aspectos, busca atajar los vaivenes políticos del sistema local.

De vuelta al documental, su origen puede decirse que viene desde la niñez. Cuando chico, Doin notó contradicciones entre lo que su familia le enseñó y la educación que recibió en la escuela convencional de Buenos Aires a la que asistió. Sintió, además, que lo que se proponía la escuela no se traducía en las aulas. Y su ojo crítico no amainó con los años.

“La vida me llevó por el camino del cine y el lenguaje audiovisual. Y cuando me propongo hacer algo -siempre desde un lugar más activista, de hacer una obra que ayude a transformar las realidades sociales a largo plazo, no tanto desde el lugar del director de cine de Hollywood- me doy cuenta que este era el tema que más me interesaba”, dice.

Ese interés lo condujo, como parte de la investigación, a escuelas con prácticas como el Método Montessori o la Escuela Democrática, que desde su óptica son coherentes con el mundo que desean construir.

Discutir para actuar

La educación prohibida es producto del cine independiente; se liberó por internet, se comparte libremente y que, como plantea su director, se pensó para generar debate y no tanto como una obra cinematográfica.

“Lo más importante es lo que sucede después de la película”, indica en bienvenida a las reacciones y las discusiones.

Y es que desde los primeros minutos del documental se esbozan distintas problemáticas como la escuela que inculca la competencia, que está muy enfocada en un modelo curricular y que en ciertos casos no provee las bases para el pensamiento crítico, para la diversidad.

“Tradicionalmente, la escuela fue pensada para que los niños se adapten a la cultura, eso implica reproducir lo mismo que sucede en nuestra sociedad incluyendo las injusticias, la competencia, el estrés y todas las enfermedades sociales que tenemos. Estas experiencias educativas justamente entienden que a la par que el niño va entendiendo la cultura también dan herramientas para transformarla y hacerla mejor”, detalla de los casos que se documentan en la pieza volcados en cambiar el modelo.

El resultado llena de optimismo a Doin, quien comparte que décadas de experiencia muestran que se puede pensar una escuela distinta, que estimule el pensamiento crítico desde valores como la libertad, la construcción comunitaria y el respeto al otro.

“No es algo tan difícil de hacer; tiene más que ver con empezar a transformar dinámicas diarias”, subraya.

Se trata, a su juicio, de reflexionar sobre la autoridad de los maestros y encauzar una aproximación más democrática, de analizar que los conocimientos no son absolutos y que la memorización de muchos de estos no promueve el pensamiento crítico.

Ideas como esas que conocedores discuten en el documental coinciden con puntos de educadores y filósofos como Eugenio María de Hostos (1839-1903) y Paulo Freire (1921-1997). Mientras Freire criticó lo que llamó “la educación bancaria” -en la que el educador lleva al estudiante a la memorización mecánica de los contenidos- y aspiró a la pedagogía de la liberación, Hostos abogó por una educación para que el individuo lograra su desarrollo, a través de la razón, para incidir en una mejor vida nacional.

La proyección en el país del filme por iniciativa de Nuestra Escuela, institución de educación alternativa pública dirigida y fundada por el educador Justo Méndez Arámburu, es la precisa, a su entender, por la coyuntura local.

“Creo que Puerto Rico se encuentra en un momento importante de posibilidad con toda la conversación que tenemos sobre la necesidad de la educación en un proceso de transformación”, comenta Méndez.

El educador entiende que la película es “una excelente provocación” para la discusión que considera que la educación es un instrumento para forjar un proyecto de país que, a su juicio, se necesita como una vía para su desarrollo.

El cambio y la voluntad son las piezas para adelantar el progreso educativo que presenta el documental como una alternativa posible. Pero es esencial dejar atrás el miedo al cambio, al qué dirán, a las represalias, según Doin.

“Las experiencias más transformadoras tienen mucha participación de los padres, los maestros, los alumnos”, articula de esa autodeterminación por la aspiración a escuelas que vayan al ritmo de la sociedad, con maestros que inculquen principios comunitarios y ecológicos para contrarrestar la violencia, que creen en una educación que defienda la felicidad, porque aprender sí que causa alegría.

 En detalle

*Para el documental La educación prohibida (2012), de Eulam Producciones, se realizaron sobre 90 entrevistas en ocho países iberoamericanos.

*Se recorrieron 45 experiencias educativas en los tres años de su realización.

*704 coproductores lo financiaron a través de Internet, mediante una plataforma en su página web. Muchos de esos coproductores aportaron información sobre distintas escuelas y material documental que moldearon la cinta.

*Acceda a www.educacionprohibida.com para verlo, conocer de los entrevistados y las experiencias educativas.

*Junto al documental se construyó la iniciativa de Reevo.org, un proyecto para construir un espacio web -que contempla incluir una red social- que promueve iniciativas vinculadas a la educación, que se centran en el aprendizaje y desarrollo de los seres humanos.

Germán Doincineasta argentino . ( Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)
Por Carmen Graciela Díaz / Especial El Nuevo Día
Etiquetas: